Máquina de Helados Soft: un apoyo a tu emprendimiento este verano

Siempre he pensado que los helados soft (antes los llamaban helados italianos) tienen un especial atractivo, en especial en los niños. Quizás por su cremosa textura, por su suave sabor o simplemente por la sensación de tomar helado un día de calor. 

Si tienes un local de atención de público, tener una máquina de helados soft durante la época de verano te permitirá generar un atractivo adicional a tu local y, además, generar un ingreso extra con buen retorno sobre la inversión.

      

Los insumos básicos para hacer helado soft es un cono de barquillo, la mezcla en polvo y agua, ojalá purificada. En Mercadolibre puedes encontrar una caja de mezcla de 800 gramos, para 2,6 litros de mezcla, en $2.800 IVA incluido. Una caja de 720 conos la puedes encontrar en $30.000 IVA incluido. Considerando el consumo estándar de una máquina y los insumos de limpieza, los costos serían los siguientes para fabricar un barquillo de 80 grs. (valores IVA incluido):


Si el helado de 80 grs. lo vendes en $ 500 (IVA incluido), la utilidad por cada barquillo será de aproximadamente $ 254 + IVA. En época de verano, considerando una venta promedio de barquillos de 120 unidades diarias (estimación conservadora), se traduce en una ganancia de $30.440 netos diarios.

Es decir: el valor de la inversión en la máquina, de $ 974.000 + IVA se recupera en 32 días de venta.

¿Cómo funciona una máquina de helados “soft”?

Esta máquina expendedora de helados puede fabricar en una hora 25 kilos de cremoso helado, que dan de sí para rellenar más de 300 cucuruchos de barquillo. Se vierte la mezcla de ingredientes, previamente pasteurizada, en un recipiente, A continuación, ésta se hace pasar por un chorro de aire, que permite aumentar su volumen hasta casi el 90%. Por último, la mezcla insuflada se vierte en un depósito cilíndrico donde se agita lentamente con el propósito de que conserve toda la cremosidad y adquiera el aspecto que tiene el helado cuando sale por el grifo dosificador.

Limpieza de la máquina de helados

Se debe tener siempre presente que la base de estos helados está hecha en base a leche, lo que la hace muy perecible si no está refrigerada.

Para garantizar la calidad del helado, se recomienda limpiar diariamente la máquina y sanitizar por lo menos dos veces por semana. Debe ponerse especial atención a los lugares de difícil acceso, ya que allí es donde se acumulan los restos de helado.

El procedimiento genérico de limpieza (ver indicaciones del fabricante) es:

  1. Vaciar completamente la máquina de la mezcla líquida para helado. Guardar la mezcla de helado en refrigeración. 
  2. Enjuagar con agua limpia para eliminar residuos gruesos de helado.
  3. Desarmar la máquina incluyendo cámara de congelación y empaques para una limpieza adecuada (ver instrucciones del fabricante). 
  4. Limpiar con solución detergente para estas máquinas. Se puede usar cepillos o paños para eliminar cualquier suciedad presente. 
  5. Enjuagar con abundante agua para eliminar residuos tanto de detergente como de incrustaciones de helado o suciedad. 
  6. Sanitizar con sanitizante para reducir la carga microbiana que puede haber quedado luego de la limpieza. Este paso garantiza que no se den fermentaciones de producto y/o formación de gases y burbujas. 
  7. Enjuagar con agua limpia hasta eliminar residuos de sanitizante.
  8. Armar la maquina sin contaminar las partes. Utilizar un lubricante grado alimenticio para lubricar las partes. Verificar empaques estén íntegros. 
  9. Llevar un registro de cada limpieza.